26 diciembre 2008

EL NOMBRE DE NUESTRA SELECCIÓN

Desde que hace ya algún tiempo se desató la polémica sobre el nombre que debería servir para identificar a la selección vasca de fútbol han aparecido en los medios de comunicación gran cantidad de comentarios y artículos en los que la polémica se centraba entre la denominación “Euskadi”, patrocinada desde las instituciones dependientes de Vitoria, y “Euskal Herria” defendida por un importante grupo de profesionales de dicho deporte, al que se adhirieron posteriormente profesionales y aficionados de otros.

Vasconia
Un nombre que parece que no se ha planteado en esta ocasión, pero que ya fue utilizado en otros tiempos, es el de “Vasconia”. Vasconia es una denominación antigua de nuestro país y que comprende, efectivamente, al conjunto de su territorio y habitantes. Su uso, hoy en día, se realiza más desde una perspectiva geográfica, territorial.

Euskadi
Es evidente que la denominación “Euskadi” es, cuando menos, ambigua. A pesar de las voluntariosas declaraciones de muchos de los partidarios de tal nombre en el sentido de que dicho término abarca (diríamos mejor, les gustaría que abarcase) al conjunto de territorios y personas de Vasconia, la realidad es que quienes lo propugnan saben perfectamente que en la organización política actual de los estados español y francés, Euskadi representa exclusivamente las “Provincias Vascongadas” históricas. También es obvio que en lo que hoy se sigue denominando como “Navarra”, dicho término Euskadi no ha sido de aceptación popular desde la época de su invención por Arana Goiri.

Euskal Herria
“Euskal Herria” es otra cuestión. Salvo por los sectores más intransigentes del nacionalismo español, y esto desde épocas muy recientes, esta denominación de contenido claramente lingüístico y cultural ha sido aceptada normalmente para abarcar al conjunto de nuestro pueblo. El hecho que han planteado los mismos sectores abiertamente nacionalistas de que es el término que utiliza el entorno de la denominada “izquierda abertzale” queda desautorizado radicalmente por ser el utilizado de modo general, durante todo el siglo XIX y gran parte del XX, por todos los sectores sociales y políticos, comenzando por el carlismo.

Navarra
Si se trata de utilizar una denominación que trascienda el ámbito lingüístico y cultural, que es lo que parecen pretender los partidarios de “Euskadi”, parece que sería preferible usar el término que ha designado históricamente el máximo logro político de los vascos, el de su Estado propio durante muchos siglos: Navarra. Euskal Herria es la denominación lingüística y cultural de nuestro país y Navarra su expresión política. Los vascos somos Euskal Herria, pero políticamente somos navarros.

Además, somos muchos los vascos que consideramos la necesidad que tenemos, para mantener y desarrollar nuestras señas de identidad y modos de vida en los vertiginosos procesos de globalización en que estamos inmersos, de acceder al estatus de Estado independiente. Un Estado propio, en Europa y en el mundo, en pie de igualdad con los actualmente existentes, como Portugal o Dinamarca, o con los que puedan ser también en los próximos años, como Escocia, Cataluña o Flandes. Y somos muchos también los que queremos que ese Estado recupere la misma denominación histórica de Navarra.

La existencia de una selección deportiva propia es un signo importante de independencia y reconocimiento internacional. Los estados español y francés son ejemplos claros de unitarismo lingüístico, cultural y político. Por eso consideramos que dentro de sus fronteras nuestro futuro está no sólo hipotecado sino seriamente amenazado. Por eso precisamente queremos que cualquier selección deportiva vasca, la de fútbol ahora, sea la “Selección de Navarra”. Como expresión de nuestra próxima independencia.

Firman este texto: Tasio Agerre, Luis Mª Mtz Garate, Angel Rekalde