27 septiembre 2008

CURIOSOS DOBLES RASEROS

Recientemente apareció en la prensa la noticia de que el ministro español Sebastián propugnaba, como un remedio para paliar la crisis económica, que por navidades los españoles compraran juguetes de fabricación "nacional". Es decir juguetes fabricados en España.

Hoy, pocos días después, leo en la misma prensa que la Guardia Civil "ha encargado el suministro de sus uniformes a una empresa china". Curiosamente el presidente del CIE (Consejo Intertextil Español), un señor llamado Josep Casas, ha protestado fervientemente contra dicha medida. De su nombre se deduce que es catalán o valenciano y de todos es sabido que la mayor parte de la industria textil del Estado español se ubica en los Países Catalanes.

No sé qué ideología política ni que adscripción nacional practica el señor Casas, pero lo que resulta curioso es que desde el mismo aparato del Estado español se manifiesten dos posturas aparentemente contradictorias. Digo "aparentemente" ya que, de modo semejante al lapsus(?) de Esperanza Aguirre en el momento de la fallida opa de Gas Natural sobre Endesa, al considerarla "empresa extranjera" (por ser catalana), el poder de dicho estado considera tan extranjeros a los chinos como a los catalanes. Puestos a elegir se quedan en este caso con los que, seguramente, tendrán una oferta más baja desde el punto de vista económico.

Resulta curioso el doble rasero con el que los españoles miden los mercados. Ya va siendo hora de que catalanes y vascos nos percatemos, y obremos en consecuencia, de que en la práctica nos consideran extranjeros. En lugar de implorar un lugar en el "mercado nacional (español)" ha llegado el momento de que accedamos a la mayoría de edad y agarremos al toro por los cuernos. Nos somos españoles y ellos sólo nos consideran como tales para lo que les conviene.

Ambas sociedades tendrían que llegar a la conclusión de que con sendos estados propios, e independientes por lo mismo, nos iría mucho mejor en Europa y en el mundo en general. Los Países Catalanes tendrán que solucionar sus problemas ellos mismos, pero para nosotros está muy claro que el horizonte próximo debe ser el Estado navarro, la República de Navarra.