11 marzo 2005

LA HISTORIA ¿PARA QUÉ?

Hay quienes piensan que la Historia no “sirve” para nada. Probablemente utilizan una versión muy utilitarista del verbo “servir”. La Historia es la memoria de las sociedades humanas. Lo mismo que una persona puede “vegetar” pero no progresar y desarrollarse sin memoria, las sociedades que pretendan ser participativas y creativas en el entorno mundial, han de reconocer su patrimonio, y, como elemento fundamental del mismo, su historia.

Cualquier sociedad que se pretenda cohesionada y que quiera construir un futuro para sus ciudadanos reconoce su patrimonio, investiga su historia y la enseña y difunde.

En nuestra situación de sociedad conquistada, dominada y minorada nuestros ocupantes explican no sólo “su historia” sino que también nos “fabrican” la “nuestra”. La nuestra, la real, queda oculta y tergiversada. Cuando no nos mienten descaradamente.

Ellos utilizan la suya para reforzar su propia cohesión y “conseguir” la nuestra en su seno. El conocimiento de la historia real sirve como elemento emancipador en sociedades dominadas como la nuestra. Hay que conocer las raíces próximas y lejanas de los conflictos que nos oponen a nuestros conquistadores y dominantes.

Navarra fue conquistada, fue ocupada y dominada. Los conflictos que hasta hoy oponen a Euskal Herria con España y Francia hunden sus raíces en aquellos procesos de conquista. No lo podemos olvidar, ya que la única forma de resolver bien un problema consiste en plantearlo correctamente.

Vasconia con todo su patrimonio necesita para su supervivencia, en Europa y en el mundo, tener un Estado en pie de igualdad con el resto de estados. La recuperación de su Estado histórico, Navarra, es una buena vía para lograrlo.

La ignorancia, inducida por los medios de nuestros ocupantes (escuela, medios de comunicación y propaganda, coerción etc.) provoca sumisión y autoodio. La recuperación del conocimiento de nuestro patrimonio e historia, reforzando nuestra autoestima y la consiguiente capacidad de organización, puede ser el soporte de nuestra liberación.